¿Consultoría o Equipo de profesionales?

post 1La semana pasada en una entrevista, nos decían, no deseamos consultores, hemos tenido muchas empresas y ahora queremos andar “nosotros solos”. Algo que a estas alturas no sorprende, ¿Qué puede estar pasando? ¿No se han conseguido resultados?, ¿han tenido una relación coste beneficio no favorable?, ¿han estado en desacuerdo con el método?, son varias las posibilidades, la realidad es una puerta “medio entreabierta”. Significa que algo queda por hacer, que algo es necesario pero todavía no está bien definido.

Siguiendo lo anterior, lo importante no es como denominas tus servicios, o como no quieres que te llamen, lo importante es que sientas que puedes añadir valor a tu cliente, valor que ellos no han identificado o que conociendo el potencial no han tenido éxito al gestionarlo, por ello el apoyo a empresas consultoras tiene su validación cuando previamente has intuido que algo no estás realizando correctamente y esto no es fácil identificar. Casi seguro la respuesta está en la propia organización, pero no fluye por estar unida a hábitos o costumbres.

El empresario, vive su empresa, el buen consultor toma prestado de su cliente esa vivencia, identificándose en su propuesta de mejora o, porque no, en estos tiempos en la supervivencia, la clave la tiene el saber identificar el tiempo y el método, el consultor es un ave de paso en sentido positivo, yo siempre digo que el mejor trabajo de un equipo de consultoría es que la empresa siga funcionando, sin necesidad de apoyo, en otras palabras lograr el objetivo y pasar desapercibidos al marcharse. El éxito está en trabajar con y en las personas, los verdaderos actores son ellos, el equipo de trabajo de las empresas, por ello hay que saber identificar y tratar los problemas no como un sistema imperfecto sino como un todo donde a veces hay que ayudar a las personas a redefinir sus actitudes y su talento por que el conocimiento lo tienen ya adquirido.

Sigue en la segunda parte……..

Share